Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Disfruta del placer de la hamburguesa

Podríamos inventarnos mil historias de Fray Juan, de sus orígenes, de su leyenda y de las cosas que guisó al resto de monjes, pero no.

Si nosotros nos llamamos Fray Juan es porque nuestro primer restaurante se fundó en el corazón de Zaragoza, en la calle Fray Juan Cebrián, a escasos metros de la Virgen del Pilar.

En 2010 creamos un negocio hecho de experiencias personales que, fusionadas dieron forma a lo que hoy es Fray Juan.

Experiencias de viajes, de conocimiento gastronómico, de capacidad de atención y servicio.

Por eso hoy presumimos de nuestros productos y de como los servimos.

En Fray Juan queremos que disfrutes de nuestras

hamburguesas. Por eso nos preocupamos de la materia prima, de los condimentos y la elaboración.

Y es que comer en Fray Juan tiene que ser una experiencia relajada y tranquila. Entre amigos, familiares, colegas o en soledad, pero disfrutando del momento.

Recuerda, estamos hablando de la hamburguesa que sienta bien, que no es pesada, que te permite una buena digestión y un mejor recuerdo.

En Fray Juan es tan importante el servicio y la atención a nuestros clientes como la calidad de los productos y la forma de cocinarlos.

Nos hemos convertido en el lugar de referencia de la ciudad para disfrutar de una deliciosa hamburguesa.

Y todo acaba de empezar...